Varios Temas Para Predicar


Para católicos, evangélicos, Testigos de Jehová, libre pensadores y todas las religiones o creencias, existen varios temas para predicar coincidentes, ya que se dirigen por igual a Dios y buscan enseñar al ser humano a encontrarse con Él, así como con ellos mismos.

Si en sus conversaciones o en sus inicios como predicador requiere de una guía para comenzar, nos parece que el predicar algunos de éstos le abrirán esa puerta de fe y esperanza que requiere en su vida para poder contagiarla a los demás, de la manera más prolija y unificadora.

Cada tema bíblico es diverso, pero siempre han tocado a la vida cotidiana de las sociedades, alcanzando a billones de corazones en la historia de la humanidad. Sugerimos, al predicar, enfocarlos así:

predicar


Adoración

Liderar es inspirar a otros a seguir pasos justos en el camino de Dios y el adorarle con fervor, humildad y sumisión, sin que se interprete a esta última el perder el libre albedrío y la multiplicidad de pensamientos que se deben de tener para ser ciudadanos universales en franca comunión con el Creador. Toma como base para predicar: Salmos (5-7): Pero yo voy a entrar en tu casa por la multitud de tu misericordia; adoraré en tu temor hacia tu Templo Kadosh”.

 

Varios Temas Para Predicar: La Adversidad

La vida no es color de rosa. La adversidad nos llegará así seamos los seres más correctos del mundo. ¿Por qué?, porque de las grandes pruebas y las caídas que se tengan en ellas, es que se prueba de qué estamos hechos y si no tenemos a Dios sólo de nuestro lado cuando nos encontramos bien y lo dejamos cuando nos va mal. Dios sabe cómo y cuándo rescatarnos y al sentir su mano poderosa (que jamás nos abandona), entendemos que la adversidad pudo haber sido dura, pero estando con Dios, nosotros somos más duros que ella.

Proverbios (12- 21): “Ninguna injusticia complacerá al hombre justo, pero los perversos son llenos de maldades”.

 

El Advenimiento

Creer, entender, profesar, celebrar y honrar la llegada de Jesús de Nazaret en humilde pesebre y su propósito en pro de salvar a la humanidad toda, une a todas las religiones e incluso a quienes no acuden a la iglesia. Es más que un festejo con la familia, es el festejo del valor de la familia. Y familia unida en torno a Dios, lo tiene todo en la vida y de seguro, en la eternidad.

Santiago (15:8): “Ustedes también sean pacientes; mantengan en alto su valor, porque el regreso del Mesías está cerca”.

 

Varios Temas Para Predicar: Agradar a Dios

Agradar a Dios no es sólo darle las gracias y portarse bien de manera estricta. Es ser espontaneo, natural y demostrar con hechos y no con palabras que se entienden, además de las escrituras, los más elementales principios de convivencia. De esa manera al predicar no crearás separatismos de quién es más bueno que otros, sino que propulsarás a un bien “magnético” que atraerá a muchos y se transformará en una cadena de resultados positivos, haciendo del bien un hecho natural que más y más agradará al Señor.

Hebreos 16: “Pero no olviden hacer el bien y compartir con otros, porque con esos sacrificios Dios se complace mucho, porque éste es el producto natural de labios que reconocen Su Nombre”.

 

La Alabanza

Alabar a Dios se hace en palabra, pensamientos y acciones. De Él vienen los médicos que salvan, los arquitectos que diseñan, los pensadores que crean diversiones, las manos humildes y fuertes que barren y cultivan la tierra, la persona que se ama.

Respetar al prójimo es alabar a Dios, porque él nos hizo a su imagen y semejanza.

Salmos 96: ¡Canten a Yahvé un canto nuevo! ¡Canta a Yahvé, toda la tierra! ¡Canta a Yahvé, bendigan Su Nombre! ¡Proclamen su salvación día a día! ¡Declaren su Gloria a todos los hombres, sus maravillas a todos los pueblos! porque Dios es grande y digno de suprema alabanza; Él es terrible por encima de todos los dioses.

 

Varios Temas Para Predicar: Amar a Dios

Como ya hemos dicho, amar a la creación toda es amar a Dios. Confiar en su compañía, ayuda, lecciones, maneras de llevarnos y los propósitos que tiene, alejados de la anarquía propia del hombre, acrecientan nuestro amor por Él, haciendo más grande su ya inmenso amor de Él para con nosotros.

Juan 3: 16: “Porque amó Dios tanto al mundo, que dio a su único e incomparable Hijo, para que todos los que en Él confíen puedan tener vida eterna, en lugar de ser completamente destruidos”.

 

Lcdo. Argenis Serrano 

Tal vez te interesen estas entradas