Varios Temas de Conversación Para una Primera Cita

La impresión en una primera cita es crucial, porque ha de ser buena y, al mismo tiempo, no crear una falsa ilusión en la contraparte.

La perfección sólo existe en Dios, en los humanos lo que existe es la excelencia. Aunque la vida de pareja es saber estar entre lo convencional y lo no convencional, las manías y saberes de cada uno que han de buscar equilibrio entre ambos.

Porque pareja significa “estar a la par”; y si la intención desde la primera cita es crear un vínculo, uno se debe mostrar como es y saber llevar las cosas de manera animada, también para mejorar su personalidad (no confundir con cambiarla; todo evoluciona para mejor).

He aquí pues algunas recomendaciones de conversaciones agradables que además, le instan a documentarse, haciendo de cada cita una experiencia integral para crecer. Son cosas del amor y la atracción que se aprenden en la práctica y que desde este blog, les comentamos que existen para que las reflexionen (un buen tema de conversación también).

primera cita


Varios Temas de Conversación Para una Primera Cita

-        ¿Qué se siente conocer gente nueva?

-        Cuáles métodos o canales has utilizado para conocer a nuevas personas.

-        Además de la soltería, qué te motiva a buscar más allá de tu círculo de confianza a otra persona.

-        Detalles simpáticos (no los negativos) del área donde resides o has residido. En una primera cita, hablar de lo malo, además de no mostrarte positivamente, es francamente perder el tiempo.

-        Consultar sobre los miembros de su familia cercana.

-        Siempre pregunten a la contraparte de esta manera equilibrada: ¿Podrías decirme qué puedo saber hoy de ti?, no es lo que yo quiera preguntar, sino lo que tú consideres pueda saber de cualquier temática, pero que conduzcan a ti.

-        Las anécdotas sobre citas deberían de comenzar por alguna simpática ocurrida a otra persona. Si no la identifican mucho mejor. Y no se entienda como omisión de información, sino respeto y  discreción.

-        De allí, pueden tocar someramente sobre alguna primera cita y lo bueno que hicieron. Eviten los momentos malos o amargos, porque no resultan nostálgicos sino que alientan a la lástima y buscan conminar a la contraparte de qué forma debe portarse.

-        Reiteramos, en una primera cita, aunque sea con pinzas, saca lo mejor que puedas contar de un tema o suceso que bien manejes. Sin que esto sea en extremo cursi o fantasioso, el punto es conversar, no empalagar o transformarlo en un Stand Up Comedy.

-        Evita las conversaciones sobre sexo, matrimonio, pasión e hijos.

-        Puedes decir que crees en el amor, la amistad, te agradan los niños y luchas por vivir una vida solvente y digna. Trata de no caer en lugares comunes, pero no exagerar al filosofar, mostrar conocimientos profesionales o prácticos o sobre lo urbano.

-        Conversa siempre sin fingir ni hacer proyectos en conjunto (todavía no), recuerda que es una primera cita.

-        Consultarse sobre qué les gusta comer, si cocinan o no, qué han probado en cuál lugar, es un buen tema de conversación.

-        Cosas metafísicas o de horóscopos, no son tema de una primera cita. Claro, puedes decir “soy Acuario porque nací el 27 de enero y poco sé al respecto”, si la conversación se sustenta o no, quedará de la contraparte. Pero con ello siembras una semilla informativa que podría servir a futuro.

-        En una primera cita, cuando se tienen buenas intenciones, se disfruta el momento y se asientan bases para procurar la segunda. En el amor y la amistad, un paso a la vez.

-        Evitar hablar de sueldos o bonificaciones.

-        Si van a comer, comentar sobre las normas de etiqueta que le han sido inculcadas y las que saben de manera estudiada o empírica es válido. Lo que no deben hacer es imponérsela a la contraparte o podrían perturbar el espíritu de la primera cita.

-        Ver en derredor, contar anécdotas que se sepan de fuentes fiables –para mayor seguridad, no asegurar, sólo narrar lo que se sabe y sopesar con la contraparte.

-        Un abrazo y beso en la mejilla, viendo firmemente a los ojos y sujetar las manos en la primera cita diciendo hasta luego y lo feliz que te sientes (sí así lo sientes), es lo debido. Ni lo sentimental ni lo hormonal pueden romper la magia creada.

Con estas recomendaciones de conversación y acción, la primera cita será la experiencia desveladora y fortalecedora que espera el hombre y la mujer por igual.

Lento, pero seguro, así se va en el amor y la amistad. Y recuerda, sé tú mismo, pero en tu mejor versión, siempre.

Lcdo. Argenis Serrano 

Tal vez te interesen estas entradas