Varios Temas sobre las TARJETAS DE CRÉDITO


No todos los países ni todas las personas dan y buscan amparo legal para Cancelar Tarjetas de credito las cuales adeuden. Salvo España, con la Ley de la Segunda Oportunidad y algunos otro países no hispanoparlantes, muy pocos buscan una solución justa o cuasi salomónica para disminuir la preocupación de los abonados con respecto a su o sus Tarjetas de Crédito.

Por ello, le invitamos a que con frecuencia se ocupe de hurgar entre las mejores recomendaciones del sector financiero para ayudarle desde el amortizar las deudas parcial, totalmente o cumplir con los mínimos, que son incidentes para la permanencia de uso de este instrumento financiero internacional, hasta el pago en lugares correctos por las razones correctas.


Sobre las Tarjetas de Crédito

Siempre has de saber cuál es la fecha de corte y procurar el pago del monto exacto en ese, el tiempo adecuado.

Estar al pendiente de que la entidad bancaria que respalda a la TDC cumpla con la fecha de corte, los mínimos e intereses establecidos por la ley y esté descontando correctamente los montos de las financiaciones que haya hecho usted en los comercios afiliados.

tarjetas de crédito


Desde un principio has de conocer cuáles son las condiciones básicas y/o promociones que vengan adscritas a las Tarjetas de Crédito, desde la más básica hasta las que poseen formato Premium.

Las mejores condiciones a localizar deberían ser: Tasas de interés bajas con respecto a otros bancos (hasta un 0.1% marca la diferencia al final), cuáles y de cuánto son las cuotas de manejo y los programas especiales para actividades. Estas últimas, aunque tentadoras y reales, no deben ser jamás su norte, ya que implicarían un aliciente con alto endeudamiento.

El pago de las Tarjetas de Crédito se logra con algo que va más allá que el dinero: La astucia y el buen manejo de las emociones. El pensar que una TDC es un dinero extra es el primer error y el endeudamiento progresivo hace que hasta los pagos mínimos, sean consumidos por la deuda total

Manejar la preocupación de no poder pagar las Tarjetas de Crédito insta a endeudarse más, realizar inversiones que por apresuradas se tornan fallidas o mal pagadas. Además, el pedir prestado para cancelarlo, se hace parte de un peligroso círculo vicioso que terminará en demandas por parte de la institución, previo la cancelación de uso de sus TDC.

Utilizar cada quincena de salario para pagar montos mínimos o realizar abono a deudas, es la forma más progresiva de retraer los pagos y que se realice un ajuste de interés que es relativamente a su favor. Decimos que es relativo porque la dilación permanecerá hasta que cancele todas sus Tarjetas de Crédito.

Cuando exista reducción de las tasas de interés, no se deben aumentar los gastos, ya que ello terminará acrecentando y estirando a la deuda y su vida, no será realmente suya, financieramente hablando.

Los avances de efectivo realizados con TDC son un error gravísimo; es falsa la idea de que pagando luego y gracias a la inflación, el pago de hoy será menor al de mañana. Y esto es porque no hay un patrón de gasto estándar en cualquier proceso inflacionario.

Cancelar en los comercios autorizados o bajo el sponsor de las empresas de TDC es una buena idea por la seguridad de que la transacción será hecha en un 100% sin apuros o problemas y por las bonificaciones especiales que la relación banco – comercio, ofrezca.

Para evitar cargos dobles o fantasmas (aquellos que quitan céntimos o monedas de baja denominación), lo mejor es revisar las páginas webs o apps a las que estén suscritos. Posiblemente estén haciendo cargos adicionales mínimos que son parte de una red delictiva que realiza estafas al por mayor con montos que son irrisorios para los usuarios de Tarjetas de Crédito, pero son un gran desfalco para todo el sector financiero.

No todas las personas pueden optar por una TDC. En ocasiones es una bendición. Lo que se ha de procurar es que los jóvenes sólo puedan usar una TDC cumpliendo varias condiciones estando o no bajo su mismo techo. Esto ayudará a que sus deudas no sean motivo de ir a juicio por demanda o que al adherirse a la Ley de la Segunda Oportunidad, el monto menor que se estipula por a esa instancia sea el que le cubra para este cierre de un ciclo malo y la llegada de uno mejor, siempre y cuando esté ya apegado al 100% con las leyes.

Además de los pagos por abono o pagos anticipados, el realizarlo con mayor frecuencia, frena y disminuye los intereses. Además, dicha actitud se suma a su historial crediticio y ello le ganara el que su banco decida aumentar su límite de crédito en sus TDC.

Lcdo. Argenis Serrano

Tal vez te interesen estas entradas