Varios Temas: LOS DIOSES DE LA DESTRUCCIÓN

 

Los Dioses de la Destrucción son seres de un poder excepcional, capaces de destruir la vida o los planetas en los universos, a diferencia de los Dioses de la Creación quienes crean vida, con el fin de mantener el equilibrio de sus universos. Son doce los dioses de la destrucción en el multiverso de Dragon Ball, uno para cada universo. Entre ellos está Beerus, el Dios de la Destrucción del Universo 7, cuya jurisdicción incluye al planeta Tierra.

Los Dioses de la Destrucción tienen total control sobre sus respectivos universos y están sujetos al Rey de Todo (Zen-O-Sama) quien está por encima de ellos, al Rey de Todo del Futuro y al Gran Sacerdote quiénes son sus superiores.

Los nombres de los 12 Dioses de la Destrucción son: Iwen (Universo 1), Jerez (Universo 2), Mosco (Universo 3), Quitela (Universo 4), Arak (Universo 5), Champa (Universo 6), Beerus (Universo 7), Liquier (Universo 8), Sidra (Universo 9), Rhumou-shi (Universo 10), Vermoudh (Universo 11) y Geene (Universo 12) 

dioses de la destrucción

 

Dioses de la creación

Son un grupo de poderosos dioses pertenecientes a la especie Shin-jin que tienen como objetivo cuidar y proteger el universo, así como mantener el equilibrio junto a los Dioses de la Destrucción. Todos los Kaio-shin están enlazados al destino de los Dioses de la Destrucción de sus respectivos universos, por lo que, si todos los Kaio-shin mueren, el Dios de la Destrucción también lo hará, y viceversa. 

 

Señor Bills o Señor Beerus (Beerus Sama)

Beerus es un Dios de la Destrucción que se asemeja a un gato púrpura y viste ropa y adornos tradicionales egipcios. Su ocupación es mantener el equilibrio destruyendo planetas, en contraste con los Supremos Kaioshin que los crean y preservan.

La inspiración que tuvo Akira Toriyama al crear este personaje vino de una vieja gata de raza Cornish Rex llamada Debo que vivió con él. Después de que el gato se puso gravemente enfermo, el veterinario declaró que no tenía mucho tiempo de vida, pero el gato se recuperó milagrosamente y el veterinario dijo en broma que podría ser una especie de demonio.

El diseño físico de Beerus también toma un poco de inspiración de las antiguas deidades egipcias, en particular Seth y Sekhmet. Seth es un humanoide con cabeza de chacal, como quién es el dios del desierto, las tormentas, la oscuridad y el caos en la cultura del antiguo Egipto. Sekhmet es un humanoide con cabeza de leona que es la diosa egipcia de la destrucción, se cree que causan enfermedades.

dioses de la destrucción

 

El Hakai

Esta es una técnica que apareció en la saga de Trunks del Futuro de Dragon Ball Super. Significa literalmente “destrucción” y es utilizada por los Dioses de la Destrucción para borrar cualquier plano de la existencia; desde objetos, seres vivos, personas e incluso almas

Esta habilidad parecería ser exclusiva de este tipo de seres divinos, pero el hecho de que Vegeta la esté aprendiendo nos hace pensar que cualquiera, con el debido entrenamiento, podría dominarla. Por ejemplo, en el anime se vio que las deidades poseen “Agentes de la Destrucción”, que son mortales que usan la energía Hakai que ellos mismos les otorgan para cumplir un cometido.

Aquí lo importante es resaltar que a diferencia de otras técnicas, como el Kiai, el Hakai elimina las cosas de raíz, es decir, prácticamente borra esa materia existente. En los borradores del manga, Bills le explica a Vegeta cómo funciona el Hakai destruyendo una piedra.

Primero, el príncipe usó el Kiai para eliminarla, aunque estaba en un error; ya que esta técnica pulverizó la piedra a partículas diminutas que se dispersaron haciendo que el objeto pareciera desaparecer, pero en realidad la materia sigue existiendo transformada en energía. El Hakai definitivamente borra la materia; aquí no se transforma, sino que sí se destruye. Como dicen en el manga, de tener un 1 pasas a tener un 0.

Sin embargo, en algunas ocasiones, puede que esta destrucción deje algunos rastros en polvo, que serían restos de aquello borrado, cuya mayor parte dejó de existir. Es por eso que las almas destruidas por el Hakai no van al Otro Mundo como el resto de los muertos del Dragon World. No pueden ir porque ya no existen. Eso sí, en el manga el propio Bills cuenta que esta técnica no funciona con personas inmortales.

Lcdo. Argenis Serrano

Tal vez te interesen estas entradas