Varios Temas: PRINCIPALES PROBLEMAS POR BAJOS SALARIOS

Los bajos salarios o la inexistencia de los mismos, son el principal problema económico que surge en el seno de cada población: Los hogares. Léase que es la antítesis del salario medio en republica dominicana, colombia, españa o mali, entre otros, donde al menos, se puede aspirar a cubrir las necesidades básicas en el hogar, sí se aplica una profunda y estricta organización y administración de recursos.

Ya quisiéramos que todos en el mundo ganásemos el salario medio en dubai, el cual pueden ver en la página web donde nos percatamos la gran brecha salarial que existe entre países: salariojusto.com; dicho salario se amolda a la economía de ese país, uno de los más acaudalados del mundo, permitiéndole a los que lo ganan, vivir con la solvencia y tranquilidad que su condición humana y social, merece.

Esa es la brecha que nadie quiere ver o comentar, porque implica que los gobiernos y los empleadores no han buscado soluciones para que incluso los bajos salarios, sean suficientes para tener dignidad. Porque sea cual sea el monto del salario, el mismo debe procurarle a la ciudadanía, los más elementales derechos.

De lograrse, ya sólo serían salarios como definición. Y la igualdad estaría más cercana, al menos en el acceso a los bienes, productos y servicios elementales, además de una esperanza de vida y crecimiento más segura y feliz. Esto repercute en el crecimiento y consolidación del país.

bajos salarios

Problemas que acarrean los bajos salarios

Es duro el confrontar y exponer la realidad de muchos, por los salarios bajos que devengan. Pero sí podemos acordar que sean cuales sean los varios temas o motivos que le llevan a aceptar esos salarios mínimos o bajos, el punto es que se están esforzando y no hay de otra, más que desearles que la providencia les ayude a mejorar su situación económica y laboral.


Los problemas más elementales son:

La precariedad laboral, la cual implica tener contratos temporales, jornadas parciales, horarios irregulares y condiciones de trabajo inadecuadas, que aceptan ante las bajas tasas de empleo, la alta demanda o porque no puede optar a otra cosa (incluso, hay quienes aceptan por la adrenalina y diferenciarse). Esto afecta a la estabilidad, seguridad y salud de los trabajadores.

Dificultad para acceder a una vivienda digna, ya que los bajos salarios o salario mínimo, no cubren el coste de un alquiler, una compra a crédito o contado o una hipoteca en muchas ciudades. Esto obliga a los trabajadores a compartir casa, vivir con sus familias u optar a estar en zonas marginales o peligrosas, como también en ciudades dormitorio que generan más gastos.

La exclusión social, que se refiere a la falta de participación en la vida económica, política y cultural de la sociedad, ya que la autoestima de los trabajadores se ve atacada, ellos mismos la retroalimentan y, francamente, los precios colocan la encrucijada de decidir sí adquirir algo o comer. Lamentablemente, los trabajadores con bajos salarios tienen menos oportunidades de acceder a la educación, la cultura, el ocio y los servicios públicos, incluso siendo ayudados por entes gubernamentales, privados, institucionales o particulares.

Falta de protección social, la cual significa que los trabajadores con salarios mínimos tienen menos derechos y prestaciones que otros trabajadores. Por ejemplo, pueden tener menos cobertura de salud, pensiones, subsidios o ayudas. Y, como la situación inflacionaria es tremenda, eso tan bajo, no permite que las personas costeen lo más elemental (les invito a leer en salariojusto.com cómo en otras latitudes sí alcanza el dinero devengado trabajando para vivir).

Los efectos negativos sobre el empleo, competitividad e inflación, que pueden derivarse de un aumento de los bajos salarios sin tener en cuenta el contexto económico y social. Algunos expertos advierten que subir el salario mínimo puede provocar una reducción de la oferta de trabajo, un aumento de los costes de producción y un incremento de los precios. Esto sucede cuando el gobierno imprime más dinero e impulsa a la inflación y no cree en el libre mercado.

Lcdo. Argenis Serrano 

Tal vez te interesen estas entradas