Varios Temas: FALLAS EN LA IMPORTACIÓN Y EXPORTACIÓN

La importación de cosas es una actividad económica que consiste en traer bienes o servicios de un país extranjero para venderlos o consumirlos en el propio.

Entre sus principales beneficios destaca la ampliación de la oferta y la variedad de productos, la reducción en los costos de producción; efectiva para estimular la competencia y la innovación; y ha facilitado en todos los países el acceso a tecnologías y conocimientos diversos. 

Si no hubiese importación de cosas, el mundo sería muy diferente. Grupos de catedráticos en economía han realizado diversas simulaciones y además, tomado el ejemplo de los países dictatoriales o gregarios que han aplicado medidas limitantes o de cierre y por ende, han dado muestras fehacientes de consecuencias por la falta de importación, destacando:


Escasez de productos

Muchos países dependen de las importaciones para satisfacer su demanda interna de bienes que no producen o que lo hacen en cantidades insuficientes. Sin importación, habría faltantes de productos esenciales como alimentos, medicinas, combustibles, materias primas, insumos industriales, etc.

Esto afectaría la calidad de vida, la salud y el bienestar de la población.


Aumento de precios

La falta de importación también provocaría un aumento de los precios de los productos disponibles, debido a la menor oferta y la mayor demanda. Por ejemplo, la importación de coches ha permitido que el parque automotor se mantenga estable y los costos internacionales y financiamientos, se equipares u homologuen.

Sí ella se parara o se limitara, cada vehículo duplicaría su costo debido a los métodos paralelos a los que tendría que recurrirse para poder obtenerlos.

Por ende, la no importación generaría inflación, pérdida de poder adquisitivo, desigualdad y pobreza.

importacion y exportación

Disminución de la producción

Sin importación, un gran sector del parque industrial interno se vería afectado por la falta de insumos, maquinarias, equipos, repuestos, etc., necesarios para operar.

Ello reduciría su capacidad productiva, competitividad y rentabilidad. Además, acrecentaría la pérdida de empleos, que devendrá en ingresos familiares y, por ende, en sus oportunidades de desarrollo socioeconómico.


Aislamiento y rezago

La falta de importación también implicaría una menor integración y cooperación con el resto del mundo. Los países se quedarían sin acceso a las nuevas tecnologías y los repuestos o mejoras a las ya existentes; se limitarían los conocimientos, innovaciones y/o tendencias globales.

Esto ha hecho a los países que han aplicado dichas medidas autoritarias y coercitivas, mucho más vulnerables, dependientes y atrasados.


Qué sucedería en tu país sí no hubiese exportación

La exportación de todo tipo de artículos –necesarios y/o necesidades impuestas o novedades- es una actividad económica que consiste en vender bienes o servicios a un país extranjero.

Sus efectos en el país exportador y en el mundo, resultan tanto positivos como negativos, aunque a primera vista, los negativos no llegan a resentirse, pero son constantes e incidentes, en especial con el área impositiva, ecológica y cultural.

Entre las ya comprobadas consecuencias de la falta de exportación son (también estudiadas en países que se han aislado intencionalmente), se encuentran:


Disminución de los ingresos

Derivado de la no venta de sus productos excedentes, insignes o recurrentes al exterior, lo que empeora la balanza comercial y la situación financiera del país.

Además, la falta de exportación desestimularía tanto a la producción, el empleo, la inversión y el crecimiento económico, científico, académico y cultural.


Pérdida de competitividad

Resultante del aislamiento consecuencial de las empresas ante la competencia internacional, lo que es hace perder calidad, eficiencia, innovación y adaptación a las demandas del mercado.

Esto les quitaría ventajas competitivas y las haría más vulnerables a sus rivales, llevándoles a la ruina y con ella, arrastrará a sus empleados directos, indirectos y a la imagen del país.

 

Concentración de mercados

La falta de exportación limitaría a las empresas a su mercado interno, reduciendo su cartera de clientes, aumentando su dependencia de la demanda interna y desaprovechando las oportunidades de negocio en el extranjero.

Se hace claro que esto acarreará el aumento en  los riesgos y disminuiría su rentabilidad. Los mercados emergentes no existirán y se detendrá cualquier intento de ampliación, sea que ya haya arrancado, esté por arrancar o sea nada más un proyecto.


Disminución de los precios

Sin exportación habría como resultante una afianzada disminución de los precios internos de los productos que se producen en exceso, debido a la menor demanda y al exceso de oferta.

Ello afectará negativamente a la renta, al beneficio y a la sostenibilidad de los productores, que buscarán otros rubros. El sector más afectado y con consecuencias nacionales, es el alimenticio, seguido por el farmacéutico y de textiles.


Desperdicio de recursos

Sí uno o más países se cierran a las exportaciones, detonarán un desperdicio de recursos naturales, humanos y tecnológicos para el país que los produce, si no se ajusta a la demanda interna. Esto podría generar problemas ambientales, sociales y de desarrollo.

Y recordemos que el país exportador, no precisamente le da buen uso interno, siendo una fábula urbana el que todos los productos producidos en el país, beneficiarán a sus ciudadanos y no requerirán nada del mundo.

Ello es una burda manipulación social, enmarcada en un falso nacionalismo.

Lcdo. Argenis Serrano 

Tal vez te interesen estas entradas