Varios Temas: CONTRATAR A UN BUEN ABOGADO

Contratar a un buen abogado es un proceso analítico en el cual interceden la investigación, la confianza y un tanto a la suerte, ya que así como existe una mayoría de abogados de primerísima calidad y sentido humanista, hay un sector apático, aprovechado y taimado que incide en dañar la imagen de dichos profesionales.

Por ende, es una decisión importante basada en intuición y fortuna (incluso entre familiares o amigos).

Para ayudarte a contratar a un buen abogado, realizando una investigación comedida y una evaluación cuidadosa, presentamos una lista de varios temas o pasos a seguir para contratar a un buen abogado, pensándolo como adecuado para tu caso (ya que existen diversas ramas del derecho y lo más conveniente es contratar a un abogado especializado).

contratar a un buen abogado
 

Contratar a un buen abogado

Identifica tus necesidades legales específicas y el tipo de problema que quieres resolver.

Busca abogados que se especialicen en el área legal que necesitas, por ejemplo, derecho laboral, familiar, penal, administrativo, etc.

Consulta fuentes confiables para obtener recomendaciones de abogados, como familiares, amigos, colegas, asociaciones profesionales o servicios de referencia. Los mejores son los que han contratado sus servicios.

Investiga en línea sobre los abogados que te interesen, visitando sus sitios web, leyendo sus reseñas y opiniones, y verificando sus credenciales y experiencia.

Selecciona al menos tres abogados que cumplan con tus criterios y contacta con ellos para solicitar una consulta inicial gratuita o de bajo costo.

Prepara una lista de preguntas para hacerles a los abogados durante la consulta. De sugerencia: Su experiencia en casos similares al tuyo, su enfoque para resolver tu problema, sus tarifas y honorarios, su disponibilidad y comunicación, etc.

Asiste a las consultas con los abogados y evalúa sus respuestas, su actitud, su confianza y su profesionalismo.

Compara las ventajas y desventajas de cada abogado y elige al que mejor se adapte a tus necesidades, expectativas y presupuesto. No te dejes seducir por su labia ni te aceleres. Habla con tus allegados ante cualquier duda a su propuesta. Despejar tu mente es un paso vital para contratar a un buen abogado.

Solicita al abogado elegido que te entregue un contrato por escrito que detalle los términos y condiciones de su servicio, incluyendo el alcance del trabajo, las responsabilidades de cada parte, los plazos, los costos, etc.

Lee el contrato con atención y asegúrate de entenderlo y estar de acuerdo con él. Si tienes alguna duda o inconformidad, comunícala al jurista y pide que se hagan las modificaciones necesarias.

Al firmar el contrato, guarda una o varias copias para tu registro. Paga el anticipo o la retención que te solicite el abogado, si corresponde, y solicita un recibo o una factura que lo acredite.

Entregale toda la información y documentación relevante para tu caso, como contratos, facturas, recibos, testigos, etc. Haz copias de los documentos originales antes de enviarlos y exígele que te devuelva los originales cuando termine el caso.

Mantén una comunicación fluida y frecuente con el abogado, ya sea por teléfono, correo electrónico o reuniones presenciales. Contratar a un buen abogado es un proceso dual de intercambio de información o novedad que surja en tu caso y solicítale que te mantenga al tanto de los avances y las acciones que realice.

Revisa las facturas y los informes que te envíe el abogado y verifica que se ajusten al contrato y al trabajo realizado. Si tienes alguna duda o reclamo, hazlo saber al jurista y pide una explicación o una corrección.

Colabora con tu asesor legal y sigue sus consejos e instrucciones. No tomes decisiones ni acciones sin consultarle previamente, ya que podrían afectar el resultado de tu caso.

Así como te enfrascaste en contratar a un buen abogado, debes respetar su criterio y ética profesional. No le pidas que haga algo ilegal o inmoral, ni que te garantice un resultado que no depende de él.

Sé paciente y realista con el proceso legal y el tiempo que puede tomar. No le presiones sin sentido ni esperes resultados inmediatos o milagrosos.

Evalúa el resultado de tu caso y el desempeño del abogado. Si estás satisfecho, agradécele y recomiéndalo a otras personas que puedan necesitar sus servicios. Si no estás satisfecho, exprésale tu inconformidad y busca una solución amistosa o una compensación.

Paga el saldo pendiente al abogado, si corresponde, y solicita un recibo o una factura que lo acredite. Pide al abogado que te entregue un informe final de tu caso y todos los documentos relacionados con él.

Si fallaste y no pudiste contratar a un buen abogado y percibes que te está perjudicando, despídele, denúnciale ante el juez y el colegio de abogados correspondiente.

Lcdo. Argenis Serrano 

Tal vez te interesen estas entradas

OCEÁNOS DEL MUNDO

Blogs de Argenis Serrano

ADS