Varios Temas: MANTENER UNA BUENA REPUTACIÓN EN LÍNEA

 

La reputación en línea nos atañe a todos, ya que así como somos dueños de lo que decimos, somos dueños de lo que exponemos al mundo, para vender, servir o que sea visitado, en el caso de terceros.

Este es un trabajo dual, entre tú, que eres el interesado y/ responsable de lo que se expone al público; y del especialista en gestión de reputación online al cual deberías conferirle los permisos, adecuados para que te mantenga al tope de la credibilidad, aprobación, receptividad y demuestre lo que es tu real esencia, sea corporativa, obrera, de micro emprendimiento, de responsabilidad ante los bienes y servicios a tu carga y de ti mismo.

reputación en línea

Un tanto de polémica

De algún muy mal intencionado lado surgió la idea de que tener una polémica es una buena idea para llevar a un nuevo nivel a tu reputación en línea. Hasta que no se ven los apuros y malos ratos que en ello se vive, no se comprende que no es una identidad plausible, recomendable ni soportada por todos, salvo aquellos que quieren trascender por una imagen bastante dispersa y desenfrenada.

Tu reputación en línea es igual a la que mantienes en las calles y el cómo te comportas con tu entorno desde la paz de tu hogar. Querer armar polémica para llamar la atención, termina siendo más bien un llamado de atención de que algo no está bien contigo o de quien te está asesorando.

Y subsanar todo ello no es tan simple como se podría pintar. Ciertamente hay quienes olvidan, pero la reputación en línea muchas veces no permite ello, gracias a que queda asentado en diversos portales y perfiles y, en la actualidad, es la comidilla ideal para sustenta cualquier cantidad de memes.

No toda publicidad mala es buena, porque al final es publicidad, como dicen los publicistas más tradicionalistas. Quizás un poco de picardía saque a tu bien, producto, marca, servicio o imagen personal del letargo, pero hay consecuencias a asumir.


La reputación en línea es ganancia

Toquemos de nuevo el punto anterior, sobre la publicidad mala. Esta es una medida desesperada, audaz y que debe saber leer el momento, para que impacte en el conglomerado.

Ejemplo es el de las míticas batallas entre Burger King y Mc Donald’s, donde ambas casas de comida rápida se lanzan todas las puntas habidas y por haber. O se lo dicen directamente al refutar sus campañas publicitarias.

De hecho, estos piques son tan esperados como los de Universal Studios vs Disney. Todas esas empresas tienen consolidadas su reputación en línea y los consumidores esperan son los resultados en base a los motivos.

En el contrataque rara vez se pierden clientes. Y de perderse, no los resienten porque las personas saben que son estrategias y una manera de tratarse.

Otras empresas lo intentan sin saber manejar el momento, el mensaje y lo que esperaría el público y terminan estrellándose y toca recomponerlos, pero la vergüenza les persigue. En ocasiones las saben canalizar. En otras, simplemente se desploman.

Entonces aquí vale preguntarte a ti, que quieres forjar tu reputación en línea: ¿Estás dispuesto a estrellarte o a mantener un perfil estoico, nada aburrido y bastante acorde (con toques de audacia) a tu favor?

No sé, pero creo que la respuesta es que prefieres no arriesgarte a ser quien no eres, para poder generar dinero y consolidar tu imagen, a ser un debut y despedida por el mero hecho de querer jugar al “duro y atrevido” en las redes.


Por ende, crea tu reputación en línea o permite que un especialista la diseñe, eleve y la mantenga alto

La reputación en línea es la imagen y el nivel de prestigio que tu marca o de ti personalmente, forjas en internet.

Debes ser metódico, algo lineal y coherente entre lo que dices y haces, para que tu reputación en línea sea forjada definitiva y principalmente por las opiniones expresadas por los usuarios o consumidores sobre tu calidad en lo que sea que ofrezcas; por el trato que das a cliente o admiradores; la responsabilidad social que ejerces no por obligación ni para lucite, sino por el gusto de cumplir un deber ciudadano, etc.

La reputación en línea podrá ser positiva o negativa e influir en la decisión de compra, fidelización y/o la recomendación de los potenciales clientes.

No abandones ganancias solo por mostrar una personalidad que no tienes o que sólo te dará plácemes egocéntricos. Equilibrarte con el conglomerado no es cambiar tu personalidad, sino más bien mejorarla.

La bidireccionalidad será positiva y de seguro te abrirá nuevos horizontes de placer. Diseñala o pide a un especialista en gestión de reputación en línea, que te asesore a full time.

Lcdo. Argenis Serrano

Tal vez te interesen estas entradas