Varios Temas: Farmacias Populares

La idea de las farmacias populares ha resultado paliativa para las zonas de estratos sociales bajos a clase media. Hay varios temas que tocar al respecto, ya que en ocasiones es una intrusión del Estado en el mercado privado o para utilizar el dinero de impuestos para obtener más dinero, desvirtuando la recaudación.

Pero, son los resultados inmediatos lo que ve el común denominador y no las inferencias económicas no siempre positivas que éste tipo de acciones populistas conllevan.

Muchas veces buscan afectar o atacar sin razón a las farmacias del sector privado, tanto aquellas que despachan en mostrador como toda farmacia venta online. Más, las del sector privado son ventajosas con respecto a las farmacias populares ya que:

-       El personal está capacitado con niveles más estrictos, tanto en farmacopea como atención al público y administración.

-       Antes de ofrecer medicamentos genéricos de empresas reconocidas, ofrecen medicamentos de marca cuya composición eleva la eficacia.

-       Los precios son más competitivos.

-       Su stock de medicinas de alto costo, medicamentos especializados, realización de fórmulas y medicinas importadas les convierten en la salvación de los compradores.

-       Ofrecen material quirúrgico en forma de kits.

-       Se pueden realizar pedidos online y recibirlos donde sea con el sistema de delivery.

-       Sus páginas web, informan stock, alternativas en base al componente principal, precios actualizados, se pueden realizar reservas.

-       Trabajan turnos de 24 horas los 365 días del año.

-       Se puede realizar consultas extraordinarias con el farmaceuta regente y/o de guardia.

farmacias populares
 

Farmacias populares

La idea de las farmacias populares es buena, siempre y cuando haya pulcritud entre la compra de medicamentos, la calidad de éstos y que el dinero recabado de la venta a precios asequibles, sufrague los gastos y regrese la inversión al Estado.

Todo lo demás es malversación en nombre de una acción social. Un espejismo. Incluso sí los medicamentos no tienen un descuento viable, se puede considerar que se está abusando de la confianza de las personas, ya que los gobiernos pueden realizar grandes compras y canalizarlas de manera correcta.

Las farmacias populares en ocasiones venden medicamentos que en otros países se tiene prohibición de venta. O cuyas normas sanitarias no quedan especificadas, dándose a entender que sí son farmacias regentadas por el Estado, todo está bien. Nuestro consejo es que sí un marca no le da confianza, sea por la empresa, presentación o la fama que tenga el país de origen en su producción de medicamentos, mejor acusa al sector privado.

Sí, hay medicinas que no son placebos y sí brindan la debida eficacia, lo cual se puede transformar en una compra viable y sana cuando el presupuesto aprieta. Hay que entender que ésta es una opción para medicamentos que no ameritan prescripción o algunos bajo prescripción facultativa.

Siempre que salvaguardes tu salud y bolsillo y que se sepa que la venta va a ser beneficiosa para el conglomerado, es bueno realizar esporádicas compras en las farmacias populares.

Pero recuerden, los medicamentos de comprobada eficacia, calidad, para tratamientos e enfermedades de medio o alto riesgo, están en las farmacias privadas y, sea por vía online o presencial, allí deben ser adquiridos. Es por tu salud y la de los tuyos.

 

Medicamentos que habitualmente expenden en las farmacias populares

Analgésicos para tratar el dolor físico, de cabeza, muscular o articular. Ejemplos: paracetamol, ibuprofeno, aspirina, diclofenaco.

Antiácidos y antiulcerosos para reducir la acidez del estómago y prevenir o tratar las úlceras gástricas. Ejemplos: omeprazol, ranitidina, bicarbonato de sodio.

Antialérgicos, contra todas las reacciones alérgicas, como el asma, rinitis o urticaria. Ejemplos: antihistamínicos, corticoides, broncodilatadores.

Antidiarreicos y laxantes para regular el tránsito intestinal y evitar la deshidratación o el estreñimiento. Ejemplos: loperamida, suero oral, plantago ovata, bisacodilo.

Anti infecciosos, que combaten las infecciones causadas por microorganismos, como bacterias, virus, hongos o parásitos. Ejemplos: antibióticos, antivirales, antimicóticos, antiparasitarios.

Antiinflamatorios, reductores de la inflamación y enrojecimiento de los tejidos. Ejemplos: AINEs, corticoides, colchicina.

Antipiréticos contra la fiebre. Ejemplos: paracetamol, ibuprofeno, aspirina.

Antitusivos y mucolíticos que alivian la tos y facilitan la expulsión de las flemas. Ejemplos: dextrometorfano, codeína, ambroxol, acetilcisteína.

Lcdo. Argenis Serrano 

Tal vez te interesen estas entradas