Varios Temas: LA MEDITACIÓN

La meditación es una práctica mental que consiste en centrar la atención, estar presente y liberarse de los pensamientos que se agolpan de manera indebida o desorganizada en la mente, fomentando así la relajación, la atención plena y el conocimiento de uno mismo, permitiendo alcanzar un estado de calma interior y claridad mental.

Su propósito es frenar la reactividad ante los pensamientos y sentimientos negativos propios, que, aunque pueden ser angustiantes y molestos, son invariablemente pasajeros. La meditación es siempre accesible, lo que te permite practicarla en cualquier lugar y en cualquier momento.

la meditación

Beneficios de la meditación

Beneficios físicos:

Reducción de la hipertensión.

Mejora de la calidad del sueño y tratamiento del insomnio crónico.

Disminución de los síntomas del dolor crónico.

Mejora de los niveles de energía.

Refuerzo del sistema inmunológico.

 

Beneficios mentales:

  • Reducción del estrés.
  • Mejora de los trastornos de ansiedad.
  • Apoyo en la aceptación de emociones difíciles.
  • Mantenimiento de la conciencia.
  • Experiencia de paz interior.
  • Control de la ira, ímpetu o reacciones euforias cuando no deberían ser.

 

La meditación también se considera parte de la atención sanitaria complementaria e integradora. Se utiliza como medicina alternativa para tratar ciertas afecciones físicas y mentales, y se integra en entornos sanitarios para tratar trastornos como la ansiedad, la depresión y el trastorno de estrés postraumático.


Técnicas de meditación existentes

Existen diversas técnicas de meditación, cada una con sus propias características y enfoques, siendo entre ellas, las más populares, éstas:

Meditación de Sonido Primordial: Basada en mantras, esta técnica se origina en la tradición védica de la India. Se enfoca en la repetición de un sonido o palabra específica para alcanzar un estado de concentración profunda.

Meditación Vipassana: Proviene del budismo y se centra en la observación de las sensaciones físicas y mentales sin juicio. Ayuda a desarrollar la atención plena y la comprensión de la impermanencia.

Meditación Zazen (conocida en occidente como Meditación Zen): Parte de la tradición zen japonesa. Implica sentarse en silencio, concentrándose en la respiración y observando los pensamientos sin apegos ni rechazos.

Meditación Trascendental: Utiliza un mantra personalizado para alcanzar un estado de conciencia trascendental. Se practica dos veces al día durante 20 minutos.

Meditación Metta o del Amor Benevolente: Se enfoca en cultivar sentimientos de amor y compasión hacia uno mismo y los demás. Se repiten frases positivas para generar bondad y empatía.

Meditación Kundalini: Busca despertar la energía espiritual (kundalini) a través de la concentración en los chakras y la respiración.

Meditación Chakra: Se concentra en los centros de energía (chakras) del cuerpo, visualizándolos y equilibrándolos.

Meditación Tonglen: Originaria del budismo tibetano, implica respirar conscientemente, tomando el sufrimiento del mundo y enviando amor y alivio a los demás.

 

Razones y/o momentos clave para practicar / aplicar la meditación

Reducción del estrés: La meditación es una excelente herramienta para reducir el estrés y la ansiedad, permitiéndote relajarte y encontrar calma interior.

Mejora en la concentración: Puede –lo ha demostrado- ayudar a aumentar tu capacidad de concentración y enfoque, lo cual es beneficioso para el trabajo, los estudios o cualquier tarea que requiera atención plena.

Bienestar emocional: Favorece el bienestar emocional al ayudarte a manejar tus emociones, reducir la irritabilidad y promover la estabilidad psicofísica y actitudinal.

Mejora de la salud mental: La meditación está asociada con la disminución de los síntomas de depresión (reconocido por psiquiatras, psicólogos, pacientes y sus familiares), además que para personas de cualquier edad es una gran ayuda para la mejora del estado de ánimo y fortalecimiento de la salud mental en general.

Aumento de la creatividad: Practicar la meditación puede potenciar tu creatividad al permitirte acceder a estados mentales más abiertos y receptivos a nuevas ideas.

Mejora del sueño: La meditación puede favorecer la calidad del sueño, ayudándote a conciliar el sueño más fácilmente y a descansar mejor.

Gestión del dolor: Esta técnica ha demostrado ser útil en la gestión del dolor crónico, permitiendo una mayor tolerancia al malestar físico.

Mejora en las relaciones interpersonales: Está comprobado que puede fomentar la empatía, la compasión y la comunicación efectiva, lo cual contribuye a relaciones más saludables y satisfactorias.

Autoconocimiento y crecimiento personal: La meditación te invita a explorar tu interior, conectar con tus verdaderos deseos y propósitos, y fomentar el crecimiento personal.

Permite crear rutinas sanas con momentos clave que estimulan a la disciplina y organización personal: Puedes aplicar la meditación en momentos clave como al despertar por la mañana para empezar el día con calma, antes de dormir para relajarte y conciliar el sueño, en situaciones de alta presión o estrés para recuperar la serenidad, o simplemente como parte de tu rutina diaria para mantener una mente equilibrada y en calma.

La meditación puede adaptarse a tus necesidades y circunstancias, convirtiéndose en una valiosa herramienta para cultivar tu bienestar físico, emocional y mental en diferentes aspectos de tu vida.

Lcdo. Argenis Serrano 

Tal vez te interesen estas entradas